II Trail Gacelas Thomson en Vélez Rubio

0
331

El próximo 30 de Octubre se celebra el II Trail Gacelas Thomson en Vélez Rubio, con un recorrido más o menos corto pero con una dureza a la par.

El recorrido para la ruta senderista y el Trail es el mismo, de unos 19km, con muy pocos cambios sobre el anterior, salvo los que la naturaleza ha querido hacer. Partimos desde el aparcamiento del pabellón de deportes de Vélez-Rubio, los primeros 400m nos sirven para ir cogiendo posiciones por la calles de Vélez mientras buscamos la salida de éste. Si quieres coger un buen sitio aprieta el ritmo porque en seguida entramos en una senda frondosa, estrecha pero rápida donde adelantar será complicado, pero no te agobies, si no has cogido buena posición en el km 2 llegamos al primer punto exigente de la carrera: una subida de unos 600m donde se ascienden casi 100m que dará la oportunidad de buscar tú sitio e ir entrando en calor. Los próximos 3km transcurren por pista, subimos el puerto del Mahimón, rampas duras pero con tramos de descanso que dan la oportunidad de contemplar la belleza de la montaña a la que te enfrentas, y si vuelves la vista ya podrás apreciar una bonita panorámica de Vélez-Rubio. Aproximadamente en el km6 reponemos líquido porque viene lo bueno, abandonamos el camino para entrar de lleno en la montaña, con la única guía de las balizas señalizadoras comenzamos una subida muy dura, que pondrá tus piernas a prueba. Resiste porque la montaña te regalará uno de los caprichos de la naturaleza más hermosos, y símbolo de este Trail: el arco de piedra natural. Pero no te relajes, por bien que te haga sentir pasar bajo el arco este es sólo uno de los tres que cruzarás este día. Recupera el aliento, disfruta un minuto de las vistas y continúa la subida, que aunque más suave, todavía sigue siendo exigente y, con suerte, verás los buitres leonados alzar el vuelo mientras continúas hasta llegar a la cima del Mahimón, a más de 1650m de altitud. Si no tienes vértigo haz un barrido visual de 360º porque estas ante un paisaje sin parangón, disfruta de la conquista, si el cielo está despejado, mirando al sur podrás incluso ver el mar. ¿Ya? ¿Hemos recuperado? Pues a continuar con la ruta, ha pasado lo peor pero quizá no lo más duro, a partir de ahora empieza el descenso, rápido, técnico a veces, arriesgado, pero sin duda divertido. Después de unos metros de campo a través por la cima de la montaña, encontramos una senda de unos 2km que nos meterá entre pinares hasta el collado de la buitrera y, casi sin darte cuenta, acelerará tu ritmo progresivamente mientras vas bajando altitud, pero ¡ojo!, no te pases el avituallamiento, te vendrá bien para refrigerar los frenos porque entras de golpe en la bajada más peligrosa del recorrido, apenas 500m, pero no te lo juegues todo en ellos aún queda recorrido y paisajes por disfrutar. Entramos ahora en un camino que por momentos se confunde con el barranco al que acompaña, el barranco de la Cruz del Pinar, una zona muy bonita de piedra blanca y pulida por el paso del agua, con tramos de tierra blanda que te amortiguará al saltar desde rocas, unos 4km que nos conducen hasta las puertas de la villa de Vélez-Blanco que nos agasaja con el tercer avituallamiento, aunque nuestro camino continua por otro barranco, con un principio muy divertido, con saltos, cuerdas, pozas, barro, me he mojado los pies, zarzas, junqueras, ¡coño otro salto!, pizarra, arena, más agua en el camino, otro salto, ¡cuidado que resbala!, riscos, fango, peñones, ¿esto es poza o alberca?… ¡cómo me gusta este tramo!(y en solo 200m). Si lo sabemos, te gustaría dar la vuelta y volver a pasar por aquí pero el barranco sigue y es también muy entretenido, menos técnico y por tanto más rápido, pero donde ya las piernas te irán pidiendo un respiro. Aguanta, la carrera te conduce ahora por una zona de Molinos de agua, que no tendrás tiempo de disfrutar más que por que en tus pies notarás el frescor del agua que corre por tu camino, y habrás cruzado el penúltimo arco antes de meta, un antiguo acueducto que servía para repartir el abundante agua de la zona hacia campos de riego. Ya nos queda poco, la vegetación se hace abundante por momentos y el abrigo de los álamos te pone en aviso de la inminente llegada a meta, sólo un par de km más de senda y pista para llegar por fin a Vélez-Rubio por la entrada norte, cruzas el campo de futbol y el último arco del día. Bravo Gacela, un poco de líquido para recuperar el aliento, aprovecha para darte una reconfortante ducha, mientras terminan de llegar los compañeros y, lo mejor del día ya llega: un buen almuerzo Gacela a base de huevos fritos con chorizo y “patatas a lo pobre”, cerveza fresca y el placer de compartir tu aventura con amigos. Disfruta la gloria.

ii-trail-gacelas-thomson

Organización: Gacelas Thomson